Live Aid Público en Wembley

Live Aid 1985. Improvisación, caos y éxito -1ª Parte

 

Muchos de nosotros hemos disfrutado de aquel concierto en el verano de 1985, pero ahora te contamos algunas de las anécdotas del caos organizativo y de la habilidad de Bob Geldof para negociar.

El concierto humanitario mundial de Bob Geldof reunió a las mayores estrellas del mundo en una inolvidable recaudación de fondos hace más de 36 años. Pero detrás de la cámara era un caos, dice Mark Beaumont

Un sudoroso Pete Townshend se abrazó a Elton John, de camino al escenario. Freddie Mercury abordó a Bono junto al improvisado Hard Rock Cafe construido para la ocasión. David Bowie y Paul McCartney hicieron un simulacro de combate de boxeo para las cámaras entre lujosos helechos. En la puerta de un camerino, un cartel enumeraba los tres actos programados para utilizarlo durante el día, y luego el misterioso «Ensemble Male» – «Conjunto masculino». Un espacio reservado, según los rumores, por si lo necesitaban los Beatles supervivientes y reunidos.

 

Imagen de Bowie y McCartney
Imagen de Bowie y McCartney

 

La historia se estaba gestando. «Son las 12 del mediodía en Londres, las 7 de la mañana en Filadelfia», había dicho el presentador de la BBC Richard Skinner a una audiencia de casi 2.000 millones de personas en todo el mundo, el 40% de la población de la Tierra en 1985. «Y en todo el mundo es la hora del Live Aid». Los Coldstream Guards hicieron el saludo real, Status Quo cantó «Rockin’ All Over the World» y, hace 35 años, el mayor y más ambicioso concierto que jamás se haya celebrado se proyectó en 500 millones de televisores de Nueva York a Tokio, de Moscú a Montreal. Para cuando terminó, 16 horas más tarde, con una emotiva interpretación de «We Are the World» en el estadio JFK de Filadelfia, se habían creado leyendas y se habían recaudado 50 millones de libras esterlinas para la ayuda contra el hambre. Cuando Freddie Mercury, en el clímax de su famosa coreografía de llamada y respuesta «Aaaaaay-o», lo que se conocería como The Note Heard Around the World (La nota escuchada en todo el mundo), no podía imaginar que resonaría con un tono global de tan rica compasión.

Una nebulosa de estrellas haciendo cola para actuar en dos estadios simultáneos en Londres y Filadelfia. El Live Aid no sólo fue el mayor concierto de la Tierra, sino que supuso el nacimiento de la música como una formidable fuerza humanitaria y filantrópica, un pico definitorio de la pompa y el esplendor musical de los ochenta y la culminación de la expansión del rock durante décadas hasta alcanzar una masa crítica. También fue un gigantesco salto de fe construido a partir de la determinación de Bob Geldof de presionar, intimidar y engatusar para hacer realidad el mayor espectáculo que pudiera imaginar.

Tras el éxito de 3 millones de ventas de «Do They Know It’s Christmas?» de Band Aid el año anterior, que se convirtió en el single más rápidamente vendido en el Reino Unido y recaudó 8 millones de libras para la ayuda a la hambruna en Etiopía, la percepción podría haber sido que Geldof ahora poseía una Filofax dorada y tenía a los más grandes nombres del rock a su disposición. De hecho, cuando Boy George propuso organizar un concierto repleto de estrellas después de que Geldof y otros ex alumnos de Band Aid se unieran a Culture Club para repetir el single en el Wembley Arena en diciembre de 1984, se necesitó toda la astucia y determinación de Geldof para llevarlo a cabo.

«Geldof era un líder carismático», dice hoy el director de producción del Live Aid en el Reino Unido, Andrew Zweck. «Era inspirador, nos motivaba. Para mí, el mayor legado de Live Aid es el ejemplo de cómo el liderazgo de Bob Geldof demostró el poder del individuo. Cómo la voz y la acción de una sola persona pueden iniciar un movimiento que puede marcar la diferencia».

La primera parada, la oficina del promotor Harvey Goldsmith. «Realmente no tuve la oportunidad de decir que no», dijo Goldsmith a The Observer en 2004. «Bob llegó a mi oficina y básicamente dijo: ‘Vamos a hacer esto'». En 1986, dijo a Rolling Stone, «Bob dijo que esto debería ser la declaración definitiva para el negocio de la música. Dijo que debíamos hacer un programa en Inglaterra y otro en Estados Unidos. La idea era hacer una conexión televisiva mundial y recaudar dinero con un telemaratón… Preguntó: ‘¿Es posible?’, y ahí empezó la pesadilla [organizativa]».

Goldsmith se puso a contratar el estadio de Wembley y su homólogo estadounidense, Bill Graham, consiguió el estadio JFK, con capacidad para 100.000 personas para la parte americana del espectáculo. Todo ello con un descuento benéfico y con todo lo que se donó, desde habitaciones de hotel hasta vuelos, coches de alquiler y comida; un espectáculo que normalmente habría costado 20 millones de dólares se quedó en una quinta parte del precio. Y Geldof entró en el juego de faroles más arriesgado de su vida. «Le decía a Bowie: ‘Queen lo va a hacer, Elton lo va a hacer’ y se lo inventaba», dice Zweck. «Luego le decía a Elton ‘oh sí, Bowie está definitivamente dentro, he hablado con él’. Al final jugó a ese juego con mucho éxito. Bob era muy bueno en eso. Corría a 100 mph la mayoría de los días, todo tipo de ideas y demandas volando en todas las direcciones».

 

Imagen de Bob Geldof en Wembley
Imagen de Bob Geldof en Wembley

 

«Cuando lo anuncié, el único que estaba dudando, como siempre, era Bryan Ferry», dijo el propio Geldof a The Observer. «Así que me limité a decir: ‘… y Bryan Ferry’. Y llamó para decir: ‘No he dicho que sí’. Le dije, ‘Bueno, entonces di que no. Pero tú eres el que tiene que anunciarlo'».

Resulta que Ferry no era el único artista que vacilaba. Cuando Geldof anunció oficialmente su «jukebox global» en sendas conferencias de prensa en Londres y Nueva York el 10 de junio, desgranó una alineación que era significativamente más increíble de lo que él mismo había dicho. Bowie, Elton, The Who, Eric Clapton, U2, Madonna, McCartney, Robert Plant, Dire Straits, Phil Collins y una plétora de artistas del New Romantic chart-pop de la época estaban ciertamente inscritos. Pero escuchar sus nombres en la lista fue una sorpresa para gente como Mick Jagger, Paul Simon, Huey Lewis, Tears For Fears y Stevie Wonder, la mayoría de los cuales aún no habían decidido aparecer o, en el caso de Wonder, ya habían declinado. «Mick estaba un poco sorprendido», dijo a Rolling Stone Tony King, socio de Jagger. «Pero no estaba molesto. Pensó: ‘Vale, ahora sí que tengo que hacer algo'». En pocas semanas, Jagger estaba en la oficina de Goldsmith, discutiendo si sería posible que hiciera un dúo transatlántico con Bowie, o que uno de ellos actuara desde el espacio.

A medida que se acumulaban las estrellas, también lo hacían las ofertas. Aunque algunos miembros del equipo del Reino Unido sospechaban que Graham estaba desaconsejando a algunos grandes nombres, como Paul Simon y Whitney Houston, y no estaban seguros de que Geldof pudiera conseguirlo, Graham no tardó en tener 100 grandes artistas solicitando actuar y los músicos más famosos del mundo compitiendo por los espacios en horario de máxima audiencia. Graham tuvo que rechazar a artistas que llenaban los estadios, como Foreigner y Yes, incluso cuando acortó las actuaciones y adelantó la hora de inicio del espectáculo en EE.UU. de las 12 a las 9 de la mañana para que cupieran más artistas.

La prensa señaló que, teniendo en cuenta que se trataba de un concierto para aliviar la hambruna en África, Geldof había tenido problemas para encontrar artistas negros para el cartel. Diana Ross y las Pointer Sisters estaban de gira, Donna Summer en el estudio, Michael Jackson, según su publicista Norman Winter, «inmerso en un par de proyectos de gran envergadura… Le hubiera gustado hacer el espectáculo, pero es imposible». Incluso la sugerencia de Live Aid de enviarle en avión para hacer un dúo con Jagger o McCartney no funcionaría: «Él y Paul trabajan muy bien juntos, pero él tiene otros compromisos». Cuando Graham se enteró de que alguien en su oficina de Nueva York había rechazado una oferta para tocar de Run-DMC, llamó rápidamente para rectificar el error.
No obstante, hubo ausencias de alto nivel. Prince, uno de los más famosos ausentes en la grabación de «We Are the World», envió un vídeo pregrabado para ser proyectado en Filadelfia. Bruce Springsteen, que había tocado en Wembley la semana anterior, dejó su escenario para el uso del evento, pero no se sintió capaz de impedir que su banda se tomara unas merecidas vacaciones. Billy Joel se negó a tocar, temiendo que un set de piano en solitario se perdiera en un estadio lleno de gritos. Huey Lewis se retiró del concierto de Filadelfia, alegando que el dinero recaudado por los singles benéficos asociados no llegaba a la gente que necesitaba ayuda. Cliff Richard declaró posteriormente que no podía actuar, aunque Geldof no recordaba habérselo pedido.

 

Imagen de Bob Geldof y Paul McCartney
Imagen de Bob Geldof y Paul McCartney

Acampado en una oficina de Phonogram Records en las semanas previas al espectáculo, Geldof se apresuró, sin piedad, hasta el último minuto. Hizo subir el precio de la licencia de la emisión a la NBC en Estados Unidos fingiendo que las cadenas rivales estadounidenses CBS y NBC estaban interesadas (no lo estaban), y amenazó con retirar la emisión de Alemania a menos que ésta accediera a realizar un telemaratón. Se dieron muchos golpes en la mesa antes de la famosa exigencia de que la audiencia de la BBC «me diera el dinero».

Obtuvo resultados. La noche anterior al evento principal, Eric Clapton, Jim Kerr de Simple Minds y Bryan Adams fueron vistos en los bares y restaurantes del hotel Four Seasons de Filadelfia, donde Ozzy y Rob Halford de Judas Priest se preocuparon, mientras tomaban un té, de si podrían desintegrarse al tocar bajo la luz del sol. Mientras tanto, hordas de fans de Duran Duran asediaron el Hotel Palace, situado al otro lado de la carretera, donde se había organizado una suntuosa fiesta en la piscina hasta altas horas de la noche para artistas como Mick Jagger, Hall & Oates y Robert Plant. Jagger acababa de salir de su ensayo en el estadio con Tina Turner: «Los dos teníamos que decir que no íbamos a ir demasiado lejos, como haríamos normalmente en un espectáculo», dijo a Rolling Stone. «Puede que la MTV se quede, pero no sé si la ABC».

Uno de los pocos artistas que no estuvo en la fiesta del Palace fue Bernard Watson. Watson, un cantante folk aficionado que acababa de salir del instituto, había conducido hasta Filadelfia desde Miami Beach decidido a tocar en el mayor espectáculo del mundo. Persiguió a Bill Graham hasta poder entregarle una cinta y durmió en su coche fuera del estadio durante días. Graham, al que le había gustado la cinta, acabó saliendo a su encuentro. «¿Te importaría ser el telonero de Joan Baez?«, le preguntó, y le puso el primero en el cartel, antes de que rodaran las cámaras. La caridad estaba en el aire.

El propio Geldof pasó la noche anterior al espectáculo durmiendo sobre toallas a causa de los sudores nocturnos, aterrorizado de que no apareciera nadie. Y, en el estadio, Zweck tenía sus propias preocupaciones. «Fue intenso», recuerda. «Era nuevo. ¿Cómo se pueden montar 22 actos en un día hasta el segundo? La BBC había redactado un horario que cambiaba con la emisión, y decía ‘a las 19.22 The Who abandonará el escenario’ y pensamos ‘¿cómo demonios vamos a cumplir un horario así? Así que había mucha preocupación. Recuerdo que una semana antes estaba muy asustado y llamé por teléfono a todos los directores de producción de rock’n’roll con experiencia del mundo diciendo ‘rápido, dondequiera que estés, súbete a un avión, ven a Wembley. Ninguno estaba disponible, todos estaban en Filadelfia. Pero reunimos un equipo de voluntarios y lo sacamos adelante».

Mientras el público se agolpaba bajo las famosas torres gemelas de Wembley y la compañía de helicópteros de Noel Edmonds transportaba a las estrellas desde Battersea hasta un campo de críquet cercano donde los equipos locales continuaban su torneo entre las llegadas (Edmonds afirmó que los directivos de Bowie insistieron, a modo de broma, en que sólo volara en un helicóptero azul), el 13 de julio llegó con aires de estar haciendo historia. Todo el mundo, desde Elton hasta Adam Ant, se alineó en la sala de banquetes para saludar al Príncipe Carlos y a Diana, y Geldof, Queen y Bowie se sentaron con ellos en el palco real para ver los actos de apertura, disfrutando del fenomenal bullicio de la multitud.

 

Imagen de artistas con Lady Di en el Palco Live Aid
Imagen de artistas con Lady Di en el Palco Live Aid

 

«Había un ambiente fantástico, positivo y alegre, todo el mundo se apoyaba», dice Zweck, que supervisaba las operaciones desde un lado del escenario. «El sol brillaba, eran las 12 del mediodía, Status Quo empezó a rockear y nosotros caminábamos en el aire. Sabías que era súper especial».

Geldof se hizo con un hueco en el escenario de The Boomtown Rats. «Sólo cuando subí al escenario con la banda me llegó el romanticismo y la grandeza», dijo. «Ese momento en el que arranco con fuerza en ‘I Don’t Like Mondays’ -‘y la lección de hoy es cómo morir’- el tiempo se volvió elástico, como si estuviera allí durante horas y mi mano se quedara en el aire».

A las 15.20 horas, el público ya había sido agraciado con las actuaciones de algunos de los nombres más importantes de la década: Adam Ant, Ultravox, Spandau Ballet, Nik Kershaw, Sade y Elvis Costello, que lideró en Wembley una interpretación de la «vieja canción folclórica del norte de Inglaterra», «All You Need Is Love». Y aquí, mientras el evento aún se estaba calentando, estaban Sting y Phil Collins, que se pusieron al frente de los éxitos de Police con «Against All Odds (Take A Look At Me Now)» y «In The Air Tonight». Collins corrió directamente desde el escenario hasta el helicóptero de Edmonds, con destino a Heathrow para tomar un vuelo Concorde hacia Estados Unidos, donde se uniría a la etapa de Filadelfia. A bordo del Concorde se encontró con Cher, que era ajena a todo el evento. «Me preguntó qué estaba pasando», dijo Collins a The Observer. «Le hablé del Live Aid y me preguntó si podía subirla. Le dije que simplemente apareciera».

Al llegar a Filadelfia, Phil Collins se encontró con una escena de puro pandemónium, un tsunami de estrellas. Entre bastidores, los Beach Boys y Crosby, Stills y Nash eran acosados por fotógrafos y equipos de televisión. Madonna y Sean Penn, inseparables hasta el punto de que, según se dice, se meten juntos en un retrete portátil para una sola persona, evitaron a la prensa y prefirieron pasar el rato en su caravana con Jim Kerr y Chrissie Hynde. «Esto de hoy es como 100.000 programas de Ed Sullivan», bromeó Tom Petty a Rolling Stone. «Era un caos entre bastidores», dijo Bryan Adams a The Observer. «Recuerdo que subí las escaleras hacia el escenario y Yoko Ono se cruzó conmigo. Cuando llegué a lo alto de la escalera, alguien me dijo que debía empezar después de que el caballero me presentara. Ese caballero era Jack Nicholson».

 

>> Continua en el siguiente artículo, Live Aid 1985. Improvisación, caos y éxito -Final

 

Fuente: Independent.

Fotos: Getty Archives

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba