Imagen Nirvana

Nevermind de Nirvana: 13 músicos famosos nos cuentan qué canción les ha marcado

Kurt, Krist y Dave se adentraron en algo primario, hermoso y mágico.

Tres décadas después, los artistas siguen aprovechando el extraño poder del álbum y nos hablan sobre sus canciones favoritas de ‘Nevermind’.

«Representaban la rabia que sentía en mi barriga y que nunca había escuchado salir de unos altavoces. Me gustaban los Sex Pistols, The Exploited y Keith Flint, pero la forma en que lo hacía Nirvana era como si no existiera ninguna barrera para un chico de mi capacidad mental… era como si mi cabeza me hablara».

Así habla el provocador pop-punk de la generación Z, Yungblud, a NME, sobre el poder puro y primario que Kurt, Dave y Krist explotaron con el segundo álbum de Nirvana, «Nevermind», que cambió el mundo y ha cumplido 30 años este pasado 24 de Septiembre. Hay álbumes clásicos, y luego está «Nevermind», un disco que introdujo la música alternativa en la corriente principal y que ha inspirado a tres generaciones de músicos y aficionados a la música como ninguna otra cosa.

Relacionado

Oferta Mejores Vinilos de música de Nirvana

Como nos dice la doncella del pop Lorde: «Nirvana sigue siendo tan cool para mi hermano de 19 años en 2021 como lo era para los jóvenes de 19 años en 1991. Eso es una locura para mí: el hecho de que cuando era adolescente pudiera ver que aquello era tan cool. Era innegable y sigue ocurriendo. Es una magia poderosa». James Smith, de los populares post-punkers Yard Act, añade: «Son una banda de entrada para todos los niños. Nunca parece que sean una banda vieja; siguen teniendo esa chispa con los jóvenes cuando escuchas esas canciones por primera vez».
De hecho, se trata de un disco que rompe fronteras -en cuanto a la edad, en lo personal y en cuanto al género-, como cuenta la cantautora noruega Sigrid a NME: «‘Smells Like Teen Spirit’ fue la primera canción que versioné cuando estaba en séptimo curso. Cuando crecí, mi hermano era un gran fan del rock y yo escuchaba todo lo que escuchaban mis hermanos. De pequeña era muy tímida: era la niña que tocaba el piano. Para una obra de teatro del colegio, toqué «Smells Like Teen Spirit» con una banda de acompañamiento de mis compañeros y todo el mundo se quedó asombrado, como «¿De dónde ha salido eso?» Fue genial. Creo que tocar esa canción de rock delante de 20 niños en el colegio me dio una nueva confianza. A partir de entonces, ya no era solo la chica del piano. Mostré otra energía que tenía.

«Tocar versiones así al principio me inspiró mucho. Encontré a Adele y escuché una intensidad en su voz que me recordó a esa intensidad. Me dije: ‘Vaya, la música pop también puede tener esa actitud y ese fuego’. Ese cruce entre el pop y el rock me ha inspirado mucho. ‘Nevermind’: ¡qué puto disco!«.

Así pues, lancémonos a la proverbial piscina y revolquémonos en estas 13 sísmicas canciones (incluimos el tema oculto ‘Endless Nameless’, por supuesto) con testimonios personales sobre cada tema de artistas de todas las edades y géneros, desde St. Vincent hasta la grunge hiperpopper Jazmin Bean.

Y sólo hay una persona que podría dar el paso primero…

‘Smells Like Teen Spirit’ – Dave Grohl

 

Dave Grohl
Foto: Jenn Five para NME

 

«Recuerdo haber escrito ‘Teen Spirit’ en nuestro local de ensayo, y me gustó el riff que se le ocurrió a Kurt porque es percusivo. Esos rasgueos silenciados y punzantes entre los acordes realmente se prestaban al patrón del riff de la batería. [Dave Grohl comienza a cantar el riff de guitarra de ‘Smells Like Teen Spirit’ por teléfono]. Para ser honesto, en ese momento, estábamos escuchando un montón de Pixies – era ‘Bossa Nova’. Y simplemente nos divertíamos, de verdad. Estábamos inventando una nueva canción tras otra todos los días. Krist Novoselic, creo, tiene grabaciones en un radiocasete de todas ellas – ideas de riffs que nunca se usaron, y algunos temas que se convirtieron en canciones para ‘Nevermind’.

«Por supuesto, nadie tuvo ninguna previsión psíquica para imaginar que la canción llegaría a hacer lo que hizo. Simplemente la rockeamos en un pequeño local de ensayo que era como un granero. No sabía cuál era la letra; el patrón de la melodía de Kurt cambiaba cada vez que la tocábamos y no fue realmente hasta que entramos en el estudio para grabarla cuando me di cuenta del poder de la canción. Y no sólo la letra o la música, sino el ritmo de la canción: era realmente potente. Creo que todo el mundo estaba más centrado en canciones como ‘In Bloom’ o ‘Lithium’ o ‘Breed’; nadie prestó demasiada atención a ‘Teen Spirit’ mientras la grabábamos. Simplemente pensamos que era otra canción genial para el disco».

In Bloom’ – St. Vincent

 

St Vincent
St. Vincent. Foto: Getty

 

«Recuerdo estar con mi mejor amigo, que tenía un pequeño reproductor de cintas portátil, y su hermano mayor había hecho un half-pipe en su patio delantero y tenía el casete de ‘Nevermind’. Éramos unos niños de nueve o diez años en monopatín, escuchando esta música en un día de los suburbios de Texas y diciendo: ‘Mierda, esto me excita como nunca me había excitado’.

«Una vez que has abierto ese portal y algo te ha hecho sentir así, entonces no lo olvidas. Tuve la oportunidad de tocar en un evento benéfico el año pasado con Dave, Krist y Pat Smear, lo que fue jodidamente genial. Beck cantaba en nuestra banda de estrellas y tocamos ‘In Bloom’.

«Hace tiempo que no escucho ‘Nevermind’ de principio a fin, pero sigues escuchando esas canciones todo el tiempo. Esas canciones resistirán el paso del tiempo. Es un gran disco, son grandes canciones, hablan de algo inefable y eterno en todos nosotros y vivirán para siempre. Me cuesta pensar en otra banda en los últimos 30 años que haya tenido ese tipo de impacto y que haya cambiado el mundo. Es muy raro que no puedas escapar de un disco sin quererlo».

‘Come as You Are’ – Nova Twins

 

Nova Twins
Foto: Emma Viola Lilja para NME

 

Georgia South: «Me encanta la voz de Kurt en ‘Come As You Are’. Todo el mensaje es maravilloso: sé tú mismo, así es como te quiero. Es precioso».

Amy Love: «Es cierto. A veces no entiendes lo que dice, pero cuando te sumerges en la letra, es tan interesante: ‘Come doused in mud, soaked in bleach’. Las melodías son tan fuertes que se cuela esta hermosa oscuridad en el trasfondo de las palabras. Revisando el álbum ahora para escuchar los matices y la energía cruda del mismo, es tan intemporal. Siento que más bandas podrían volver a hacer eso. Ahora hay mucho material procesado, lo cual puede ser impresionante, pero esa energía cruda es la razón por la que «Nevermind» sigue sonando tan relevante ahora. Lo estaba escuchando en el coche el otro día y sigue siendo muy, muy bueno».

‘Breed’ – Jehnny Beth

 

Jehnny Beth
Jehnny Beth. Foto: Maxime La/Press

 

«No tenemos que criar» – gran frase. Hay literalmente cuatro líneas que se repiten en toda la canción y es tan pegadiza en ese sentido. Tal vez esté fantaseando con ello, pero para mí siempre fue una canción sobre una mujer que dice: ‘No me importa, no tenemos que reproducirnos, no tenemos que tener hijos, podemos hacer lo que queramos. Soy feliz con lo que tengo’. Me gusta esa idea de que no tenemos que hacer lo que hacen los demás. Esa es probablemente mi opinión, no sé de qué trata la canción, pero siempre me ha gustado por esa frase.

«Tiene ese aire adolescente -yo era adolescente cuando la escuché- de despreocupación, pero también un aire de autosuficiencia en la canción que me gusta mucho. Probablemente vuelve a lo que Nirvana era antes de ‘Nevermind’, porque el resto de las canciones anteriores a esa en el disco son más pop y esta es más de vuelta a las raíces».

«La primera vez que escuché a Nirvana fue con el álbum ‘MTV Unplugged In New York’… No tenía mucho acceso a la música, así que primero escuché las versiones ‘Unplugged’ de esas canciones y me encantaron, y luego me metí en el sonido más pesado. Hubo un famoso concierto de Nirvana en el que había gente a un lado del escenario, y eso fue lo que realmente me hizo entrar en Nirvana».

Lithium’ – James Dean Bradfield de Manic Street Preachers

 

James Bradfield
Manic Street Preachers’ James Dean Bradfield Foto: Prensa

 

«Cuando escucho ‘Nevermind’, pienso: ‘Dios mío, es jodidamente increíble’. Lithium’ es la que más me gusta. Escuchas esa canción y sabes que la banda se mira entre sí y se balancea, diciendo: ‘Sabemos cómo hacer esto’. Es un momento precioso en el que sabes que todo encaja. Los Manics tuvimos eso en ‘The Holy Bible’, y sabíamos que lo teníamos con la forma en que estábamos tocando en el estudio».

«He dicho un par de cosas estúpidas sobre Nirvana en el pasado, pero creo que siempre me molestó que la gente dijera que ‘Nevermind’ era Year Zero, cuando en realidad era un enorme eco de ‘Never Mind The Bollocks…’ de Sex Pistols, en mi opinión. Ya sabes: la cohesión de ese disco, las hermosas líneas rectas que se grabaron con tanta claridad pero que seguían siendo tan potentes…

«No hay adornos en ninguno de esos discos. Ambos son sorprendentemente concisos, pero aún así están grabados con tanta belleza. Las guitarras son como una división de panza móvil de lava fundida que viene hacia ti, pero nunca desorganizada. Siempre está tan organizado. Estuve celoso de ‘Nevermind’ durante mucho tiempo, y siempre lo estaré. Un disco de rock verdaderamente grande es una de las cosas más difíciles de conseguir».

Relacionado

Manic Street Preachers: «A Design For Life nos salvó»

 

‘Polly’ de Izzy ‘B’ Phillips – Black Honey

 

Izzy B Philips
Izzy B Philips

 

«Me encanta el hecho de que esté tan subvertido. Es una historia de violación, pero con una perspectiva muy valiente: la del violador. Tiene un enfoque de Nabokov, en el que casi se empatiza con las personas que abusan. También es una historia real: una chica fue violada por un tipo con un soplete, lo que parece un adorno creativo pero es realmente cierto.

«A pesar de que Kurt canta desde el punto de vista del violador, me dice lo que siente. Como canción, es muy crítica; se nota que Kurt lo hace con pleno conocimiento y como feminista moderno. Es casi como si reconociera que él, como hombre blanco, que cuenta esa historia, estaría jodido si intentara contarla desde la perspectiva de ella».

«La tranquilidad de ‘Polly’ es lo que realmente me impactó por primera vez cuando la escuché. Es acústica, pero es acústica grunge y te muestra que el grunge también puede estar en el estilo de los acordes utilizados o en la forma de tocar algo. Esta canción perdería sentido si Kurt destrozara un gran riff de guitarra gritando; es más amenazante susurrar, especialmente en ese cruce de un disco que es tan jodidamente ruidoso».

‘Territorial Pissings’ – Sam Fender

 

Sam Fender
Foto: Tom Oxley para NME

 

«Estoy realmente atrapado entre ‘Breed’ y ‘Territorial Pissings’, pero mi favorita sería ‘Territorial Pissings’ todos los días de la semana. Cuando tenía 11 años, era la melodía que si estaba cabreado o lo que fuera en el colegio, esta era mi canción de cabreo y era una gran liberación. Solía destrozar mi habitación tocando la guitarra. Mi hermano es 10 años mayor que nosotros, así que tenía este álbum antes de que yo naciera. Recuerdo haber visto ‘Smells Like Teen Spirit’ en la televisión  y luego mi hermano nos regaló ‘Nevermind’ cuando yo tenía como siete años. También tenía la camiseta de Nirvana con la cara sonriente amarilla.

«Mi hermano se parecía a Kurt Cobain -tenía el pelo rubio-, así que de pequeño me encantaba Nirvana e idolatraba a mi hermano porque se parecía a Kurt. También solía llevar el mismo tipo de ropa, con camisas de franela y vaqueros holgados. Es un grito absoluto y desgarrador, es simplemente la agresión, es jodidamente infecciosa. Todavía destrozaría mi habitación cuando la escucho ahora y todavía la pongo cuando estoy cabreado».

‘Drain You’ – James Smith de Yard Act

 

Yard Act
Foto: James Brown

 

«Fui profesor de música durante mucho tiempo y he enseñado ‘Smells Like Teen Spirit’ probablemente como 800 veces, así que ya no puedo escuchar esa canción, aunque sé que es increíble. Mientras que la segunda mitad de ‘Nevermind’, empezando por ‘Drain You’, me resulta mucho más agradable porque la he escuchado mucho menos.

«Es increíble que la pista ocho de un álbum como éste empiece con un gancho tan bueno. Una cosa importante que Yard Act toma de Nirvana es entrar directamente con las voces, me encanta que no haya ninguna dificultad. Tiene esa sensación de pop puro de los 60… es simplemente una melodía de los Beatles que se ha transformado, ¿no? En el fondo, es una música pop brillante.

«Sé que cuando estaban grabando ese álbum no sabían que se convertiría en el disco en el que se convirtió -debían saber que tenían algo bueno-, pero coger una canción pop tan buena como ‘Drain You’ y añadirle ese octavo central es simplemente genial. Es un testimonio de la voluntad de Kurt de no limitarse a hacer lo obvio».

‘Lounge Act’ – Jazmin Bean

 

Yazmin Bean
Foto: Emma Viola Lilja para NME

 

«Las canciones sobre los celos y la paranoia con respecto a las personas que amas son lo que más me gusta ahora, así que este tema me dice mucho. Es bastante vaga, en cierto modo, desde el punto de vista lírico, pero me gusta que las canciones sean así; significa que muchas de ellas están abiertas a tu propia interpretación. También me encanta que lo llamaran «Lounge Act» porque, literalmente, pensaban que sonaban como un acto de salón de hotel al principio. Es divertida la idea de Nirvana tocando en el vestíbulo de un hotel con gente paseando y recepcionistas trabajando».

‘Stay Away’ – Bobby Vylan de Bob Vylan

 

Bobby Vylan
Foto: Getty

 

«Después de ‘Territorial Pissings’, ‘Stay Away’ es mi tema favorito de ‘Nevermind’. Desde el redoble inicial hasta la última línea hablada «God is gay» y el final que derrite los engranajes, es un auténtico bombazo. La velocidad del punk rock es probablemente lo que me atrajo inicialmente, ya que mi tipo favorito de Nirvana es un Nirvana rápido (¿he mencionado que mi tema favorito es ‘Territorial Pissings’?). Pero luego están las letras casi masculladas, que se alzan perezosamente contra el conformismo de una manera simplista pero increíblemente efectiva – líneas como «prefiero estar muerto que ser guay» son un recordatorio para todos los parias rebeldes de que no están tan solos como pueden sentirse.»

‘On A Plain’ – Ronnie Vannucci Jr. de The Killers

 

Ronnie Vannucci
Foto: Getty

 

«Fue por la noche. Estaba en 10º curso y haciendo unos deberes de matemáticas y esa noche ocurrieron tres cosas muy distintas. En Las Vegas había una tormenta. Truenos y lluvia intensa. Estaba hablando por teléfono con la chica más guapa del colegio y cayó un rayo, literalmente. El teléfono se apagó. La relación tampoco floreció. La radio, sin embargo, seguía funcionando: KUNV, la emisora universitaria local, ponía discos inéditos en su programa Hot Off The Press, en su totalidad. Fue entonces cuando escuché «Nevermind». Si no fuera por ‘Nevermind’, todavía estaría dolorido por no haber llegado más lejos con esa chica.

«La más destacada, por esa melodía vocal, fue ‘On A Plain’. Todavía me canto esa canción sin saberlo. Ese álbum me cambió y cargó algo en mí que todavía siento hoy. O tal vez fue el rayo: la cosa más fuerte que he escuchado a través de un teléfono».

‘Something in the Way’ – Yannis Philippakis de Foals

 

Yannis Philippakis
Foto: Fiona Garden para NME

 

«Tenía probablemente 12 o 13 años cuando escuché por primera vez ‘Nevermind’. Están todas las canciones inmediatas y el deleite en el volumen, la rabia y la expresión primaria y electrificada de todo ello, pero lo interesante de ‘Something In The Way’ es que muestra la capacidad de Kurt para escribir algo que no dependía de todo eso pero que seguía siendo poderoso. No siempre es necesario pisar el pedal de distorsión. Si eras un joven adolescente enfadado, que te hablara una canción más suave y melancólica te abría todo un mundo. Pasé de escuchar sólo punk a pensar que Leonard Cohen era genial.

«Amplió mis horizontes musicales. Ese es el poder de que te hable una voz singular. Es como si [Kurt] te hablara directamente. Te sientes como si te hubieras tropezado con la habitación y él no se hubiera dado cuenta de que estabas allí. Acabas de oírle desnudar sus momentos más oscuros». EN

‘Endless, Nameless’ – Simon Neil de Biffy Clyro

 

Biffy Clyro
Foto: Andy Ford para NME

 

‘Endless Nameless’ fue el primer tema oculto que escuché en un disco. Dejé el álbum en marcha y esta cacofonía sorpresa salió de los altavoces. En nuestro segundo y tercer álbumes utilizamos ese truco, con temas ocultos que imitaban deliberadamente a Nirvana, porque nos parecía lo más genial del mundo».

«Nos gustaba tanto Nirvana que solíamos interpretar sus discos al completo mientras ensayábamos, y cuando llegaba el momento de improvisar ‘Endless Nameless’, te dabas cuenta de que era uno de los mejores riffs jamás escritos. Supongo que no sabían que su álbum iba a ser un éxito tan grande y que iba a desbancar a Michael Jackson del número uno, pero el hecho de que el disco para hacerlo tenga un monstruo pesado atonal de siete minutos es simplemente brillante. Me encanta eso.

«Es una de las primeras piezas de música extrema que realmente me entusiasmó. No me gustaban los riffs ni los alardes, sólo quería intensidad. Eso es lo que me enseñó ‘Endless Nameless’. En aquel momento, nada era real en la música, especialmente en el rock. Nirvana eran sólo tres tipos normales de una parte del mundo lluviosa y miserable que se expresaban de una manera realmente primaria. ‘Nevermind’ dio a nuestra banda permiso para existir».

Fuente: NME.com

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *